jueves, 16 de marzo de 2017

Actualidad ganadera en Patagonia

En este comienzo de 2017 si se hace un análisis general de la ganadería extensiva en esta región, se debe puntualizar en algunos aspectos claves que están influyendo de forma directa y/o indirecta el crecimiento y desarrollo de esta actividad en nuestra zona.
Uno de los puntos importantes que afecta a toda la región en mayor o menor medida es el abigeato, los robos de ganado siguen siendo un gran problema difícil de combatir organizadamente.
Otro problema es el manejo y control del guanaco, esta especie se ha convertido en una plaga principalmente en la provincia de Santa Cruz, esta situación provoca una directa competencia por los recursos agua y forraje con el ovino. Se necesita ejecutar lo antes posible un plan de explotación y comercialización de la fibra y la carne del guanaco.
El deficiente control de predadores en la región también es un punto clave que dificulta la recuperación del stock ganadero, la incorporación de tecnologías que existen en la actualidad para este problema son de gran ayuda en los establecimientos patagónicos.
La situación climática de sequía sigue persistiendo en grandes zonas, por esto se continúa dificultando repoblar de hacienda gran cantidad de establecimientos. El manejo ovino tiene que ser muy eficiente para lograr aceptables índices reproductivos.
La capacitación de los productores en nuevas tecnologías disponibles de manejo animal para lograr una mejor rentabilidad de su campo debe ser constante y de fácil acceso.
La presión tributaria sobre el campo el gobierno nacional actual la ha disminuido, pero todavía sigue siendo alta. Impuesto a las ganancias, Impuestos bancarios, Impuesto inmobiliario rural, Impuesto a los ingresos brutos, Impuesto de sellos, etc.
El valor monetario del producto lana en general en el mercado mundial hoy es aceptablemente bueno, siempre dependiendo de su calidad. Por diferentes cuestiones se ha transformado en un producto con un nicho comercial bastante acotado y de “elite”. Hay que aprovechar esta oportunidad que nos presenta el mercado, en Patagonia, en su mayoría, se producen lanas finas de excelente calidad.
Ley ovina es una herramienta buena y disponible, de fácil acceso a créditos para productores, a mi criterio de lenta ejecución, pero es un instrumento valioso a veces poco utilizado por el ganadero ovino.
La carne ovina se encuentra en una situación de un estancado consumo interno ya hace varios años, y la exportación de este producto ha disminuido. No solo hay cuestiones de baja productividad sino también falta de estrategias de marketing.
Todas estas cuestiones mencionadas requieren de un trabajo en conjunto tanto del sector privado como el sector público, de nada sirve tomar iniciativas de desarrollo productivo si no se cuenta con el apoyo de alguna de las partes intervinientes.      

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada