jueves, 1 de junio de 2017

Revisión de hembras ovinas

En cuanto a este aspecto de manejo en una majada, hay que darle especial interés porque una oveja con algún tipo de problema en su conformación corporal tendrá muchos inconvenientes para quedar preñada, parir o criar un cordero. Al ejecutar esta práctica es necesario descartar las hembras defectuosas y solo dejar en el campo los animales que estén aptos para la producción, así lograr aceptables índices reproductivos. Lo primero que se recomienda es realizar una visualización general del lote de madres en el corral, luego se debe trabajar sobre cada animal.
La revisación de los ojos como primer medida, es importante descartar ovejas o borregas con malformaciones oculares o lesiones graves y efectuar un tratamiento a los animales que tengan algún tipo de enfermedad como queratoconjuntivitis.
 El examen dentario, descartar animales boquinos (prognatismo superior o inferior). Revisar el grado de desgaste de la dentadura, rechazar madres con dientes muy gastados. Un animal “boquino” o “sin dientes”  tiene grandes dificultades para alimentarse.
 La observación de la ubre es otro parámetro a tener en cuenta, se descartan ovejas que le falte algún pezón, con ubres inflamadas o con algún tipo de lesión. Un cordero proveniente de estos vientres va a tener muchas dificultades para mamar, poniendo en riesgo su supervivencia.
También es aconsejable examinar la vulva de la hembra, se pueden visualizar malformaciones, inflamaciones o cortes provocados en la esquila. Estos animales se descartan porque pueden tener dificultades en el servicio o en el parto.
Grado de cobertura de la cara con lana, experiencias evaluado este carácter demuestran que a mayor grado de cobertura de la cara con lana menor es la fertilidad de los ovinos. Los grupos o lotes de animales de cara cubierta tienen mayor proporción de ovejas secas (Coppa, 1982).
Por último, evaluar la condición corporal de las hembras va a ser un parámetro a tener en cuenta a la hora de tomar decisiones como asignación de cuadros o potreros, plantear una suplementación estratégica o destinar animales a la venta.  

   

jueves, 4 de mayo de 2017

Aspectos de la mortandad perinatal de corderos

Cuando nos referimos a la mortandad perinatal hay que tener en cuenta que es la principal pérdida de corderos en nuestros sistemas ganaderos ovinos patagónicos. Las primeras 72 horas luego de haber nacido el cordero es el momento más crítico para su supervivencia.
Es de importancia tener en cuenta este tipo de pérdidas para ser eficientes dentro de los establecimientos, detectar las posibles causas y soluciones alternativas. Distintos trabajos experimentales en Patagonia, estiman valores de mortandad perinatal entre el 10% al 30% de los corderos nacidos vivos, es un valor que no puede ser desestimado en el manejo de nuestras majadas.
 Una de las principales causas son las condiciones climáticas desfavorables en el momento de la parición de las ovejas; situaciones de frío intenso, lluvia, viento y/o nieve, pueden provocar gran cantidad de mermas de corderos recién nacidos. Minimizar estos factores climáticos adversos tratando de ejecutar en lo posible un manejo de pariciones controladas en potreros chicos con reparos como cobertizos y la utilización de cortinas rompe vientos son alternativas factibles a tener en cuenta. También manejar la época del servicio teniendo en claro que el comienzo de la parición sea a la salida del periodo invernal es una buena alternativa.
La alimentación de la oveja preñada en el último tercio de la gestación es otro factor de gran importancia, una oveja con deficiencias nutricionales en este periodo va a priorizar su vida antes que la de su cría, muy posiblemente abandone el cordero. La oveja en esta etapa tiene altos requerimientos alimenticios, es aconsejable adjudicarles los cuadros del campo con mayor disponibilidad forrajera y de ser necesario planificar una suplementación estratégica.
Cuando llega el momento de la parición en los sistemas extensivos ovinos típicos de Patagonia tender a realizar manejos semi-intensivos o intensivos, de ser posible, minimiza las muertes perinatales. Los encierros programados, la observación y asistencia del parto son de gran ayuda, la intervención se requiere en situaciones de partos múltiples o en borregas de primera parición.
Tener en cuenta y abordar estas principales causas de pérdidas de corderos en la parición, junto con otros problemas como los depredadores y la sanidad general de la majada, van a contribuir a aumentar los porcentajes de señalada y ayudar a que la ecuación económica cierre mejor. 



         

jueves, 16 de marzo de 2017

Actualidad ganadera en Patagonia

En este comienzo de 2017 si se hace un análisis general de la ganadería extensiva en esta región, se debe puntualizar en algunos aspectos claves que están influyendo de forma directa y/o indirecta el crecimiento y desarrollo de esta actividad en nuestra zona.
Uno de los puntos importantes que afecta a toda la región en mayor o menor medida es el abigeato, los robos de ganado siguen siendo un gran problema difícil de combatir organizadamente.
Otro problema es el manejo y control del guanaco, esta especie se ha convertido en una plaga principalmente en la provincia de Santa Cruz, esta situación provoca una directa competencia por los recursos agua y forraje con el ovino. Se necesita ejecutar lo antes posible un plan de explotación y comercialización de la fibra y la carne del guanaco.
El deficiente control de predadores en la región también es un punto clave que dificulta la recuperación del stock ganadero, la incorporación de tecnologías que existen en la actualidad para este problema son de gran ayuda en los establecimientos patagónicos.
La situación climática de sequía sigue persistiendo en grandes zonas, por esto se continúa dificultando repoblar de hacienda gran cantidad de establecimientos. El manejo ovino tiene que ser muy eficiente para lograr aceptables índices reproductivos.
La capacitación de los productores en nuevas tecnologías disponibles de manejo animal para lograr una mejor rentabilidad de su campo debe ser constante y de fácil acceso.
La presión tributaria sobre el campo el gobierno nacional actual la ha disminuido, pero todavía sigue siendo alta. Impuesto a las ganancias, Impuestos bancarios, Impuesto inmobiliario rural, Impuesto a los ingresos brutos, Impuesto de sellos, etc.
El valor monetario del producto lana en general en el mercado mundial hoy es aceptablemente bueno, siempre dependiendo de su calidad. Por diferentes cuestiones se ha transformado en un producto con un nicho comercial bastante acotado y de “elite”. Hay que aprovechar esta oportunidad que nos presenta el mercado, en Patagonia, en su mayoría, se producen lanas finas de excelente calidad.
Ley ovina es una herramienta buena y disponible, de fácil acceso a créditos para productores, a mi criterio de lenta ejecución, pero es un instrumento valioso a veces poco utilizado por el ganadero ovino.
La carne ovina se encuentra en una situación de un estancado consumo interno ya hace varios años, y la exportación de este producto ha disminuido. No solo hay cuestiones de baja productividad sino también falta de estrategias de marketing.
Todas estas cuestiones mencionadas requieren de un trabajo en conjunto tanto del sector privado como el sector público, de nada sirve tomar iniciativas de desarrollo productivo si no se cuenta con el apoyo de alguna de las partes intervinientes.      

  

miércoles, 15 de febrero de 2017

Manejo de mallines

Los mallines son zonas bajas con alta humedad, específicas y características de la región patagónica, particularmente reciben agua subterránea por ser suelos cercanos a la napa freática, y también agua superficial. Por estas particularidades tienen una muy buena productividad de pasto en comparación con la estepa.
Los mallines se pueden denominar “dulces” o salinos, siendo los primeros de mayor productividad y calidad forrajera. Los mallines dulces bien manejados pueden llegar a tener una productividad de 4.000 kilos de materia seca por hectárea por año.
La degradación de los mallines en Patagonia está sujeta principalmente al sobrepastoreo, es recomendable planificar con antelación algunas pautas de manejo para no provocar una disminución de la productividad y calidad de este recurso tan importante en esta región.
Para ejecutar un plan de pastoreo primero se debe determinar mediante una apreciación visual el estado general del mallín y sus especies predominantes, su grado de deterioro o no. Luego es de importancia determinar su productividad, mediante la toma de muestras de pasto por corte y posterior secado, para poder establecer la carga animal adecuada. Los mallines dulces pueden llegar a tener una carga entre 9 y 15 UGOS por hectárea. 
Se recomienda realizar pastoreos en primavera y verano, aproximadamente 150 días a partir del mes de noviembre. Para el correcto y simple uso del mallín se aconseja delimitar la superficie con alambrado. 
Por último, la alternativa de realizar una intersiembra con agropiro alargado ha mostrado buenos resultados, esta especie forrajera se adapta bien a las condiciones de salinidad que a veces presentan estos sitios, hay que tener el cuidado de no dejar que se produzca el encañado del agropiro porque esto dificulta el pastoreo ovino.